¿Por qué no tener un sitio web?

Con frecuencia, nos encontramos con pequeños –y no tan pequeños- empresarios que sostienen que ellos no necesitan tener un sitio web, que prefieren centrar su presencia en una página de alguna red social como lo es Facebook y que, desde ahí, parten para desarrollar acciones que resulten en generar todo su negocio.

La realidad es que, cuando se profundiza más en las razones de esto, encontramos una serie de objeciones que no son válidas y que deben desmitificarse para evitar cometer errores estratégicos importantes. En este artículo exploraremos las principales razones por las que algunos empresarios sostienen que no desean tener un sitio web y trataremos de proporcionar datos e información que los ayuden a cambiar de opinión.

Objeción#1: “Mi negocio es muy pequeño y no tengo presupuesto para un sitio web”

Esta es la objeción más común de parte de los dueños de pequeñas empresas. Sin embargo, el sitio web es parte importante de la presencia digital y es una ventaja de marketing cuando se hace bien. Afirmar no tener presupuesto para ello, es como no tener presupuesto para una línea telefónica o para una computadora.

Tener un sitio web no significa que debamos tener uno ostentoso o caro, pues se pueden buscar opciones de sitios ofrecidos a pagos que se sustenten en tecnología robusta pero que se paguen en cómodas mensualidades. Se tiene además, la opción de comprar el sitio y entonces las mensualidades serán para pagarlo a plazos o hasta se puede rentar y entonces, las mensualidades serán un gasto operativo que se pagará cada mes y que dará la oportunidad de suspender el servicio si el negocio no llega a funcionar.

El tema financiero de un sitio web debe enfocarse desde dos ópticas: la primera es de desembolso, no de precio, es decir, buscar una opción que permita un desembolso mensual cómodo; la segunda es del retorno de inversión, no de precio, es decir, si el sitio cuesta 3 o 4 mil pesos mensuales, y tiene el potencial de generar clientes que aporten 7 u 8 mil pesos por mes, entonces en automático se tiene un retorno positivo.

Estudio Web SEO México

Así que, si eres alguien que se ha estado diciendo a sí mismo que no tiene dinero para un sitio, eso es mentira, siempre habrá opciones. Y si eres alguien que dice que es muy pequeño para tener un sitio web, mejor empléate pues esa mentalidad te mantendrá pequeño siempre. El sitio web es una inversión que te ayuda a crecer.

Objeción #2: “Ya tengo suficiente negocio, no necesito un sitio web pues no necesito más clientes”

Aun teniendo “más negocio” del que puedes manejar, tú necesitas un sitio web. Recientemente leí un artículo del dueño de un sitio web que argumentaba en contra de esto.  Aquí un fragmento:

Un sitio web no necesita construirse con el propósito de agregar clientes. Más del 65% de los usuarios de Internet pasan gran parte de su día en sus teléfonos inteligentes o tabletas buscando lugares, productos o direcciones. ¿Has pensado que tus clientes actuales podrían descubrir a uno de tus competidores si al buscarte en la web, no te encontraran tu empresa y sí encontraran a tus competidores?  ¿Qué sucede si necesitan saber tu dirección o tus horarios y no pueden hacer una llamada?  Un buen sitio web aparece en los buscadores para asentar tu presencia y para que tus propios clientes validen que han elegido bien en hacer negocios contigo pues eres un jugador importante.

Hay MUCHO que se puede hacer al impulsar tu sitio web sin necesidad de agregar clientes. Tal vez tienes suficientes clientes ahora, pero nunca sabes que te traerá el futuro y, decir que no necesitas un sitio porque no necesitas más clientes, es sentarte en tus laureles y pensar que el mundo siempre va a ser color de rosa. Cuando vengan los tiempos difíciles, si no construiste una presencia web a tiempo, posiblemente sea demasiado tarde. Es mejor entrar al negocio digital ahora en lugar de andar a las carreras en el futuro.

Objeción #3: “El hijo de un amigo nos lo hace muy barato”

Esto es una mala idea a menos que el chico sea un diseñador profesional en la industria y sepa de sitios web, de algoritmos de buscadores, de tecnología, de SEO, optimización, compresión de archivos, diseño responsivo, metatags y de contenidos cuando menos. Que un amigo o familiar haga tu sitio web gratis o muy baratito es como dejar los cimientos de un rascacielos a un maestro albañil. Si tu sitio no es construido sobre los cimientos correctos se derrumbará fácilmente.

Aun teniendo un diseñador profesional como amigo, ¡ten cuidado! Pues diferentes industrias tienen diferentes estándares de sitios web.

Objeción #4 “Nuestros clientes no compran por Internet”

¿En serio lo crees? ¿Tus clientes no son usuarios de computadoras conectadas a la red ni de dispositivos móviles conectados a Internet? ¡Es una tontería! El mundo de hoy está conectado, punto. Y si tus clientes aún no compran por Internet, seguramente sí investigan, leen, norman su criterio, hacen comparativos y revisan productos por Internet antes de acudir a comprarlos.

Además, si el día que tus clientes empiecen a comprar por Internet -y créenos que ese día llegará- y tú no estás en Internet, ¡pum! Seguramente ya se habrán ido con la competencia que sí estaba en Internet.

Objeción #5: “No necesito un sitio web porque mi industria no requiere uno/mis productos no se venden en línea”

Es una idea errónea que la mayoría de la gente tiene. Solo porque no vendas en línea, no significa que no necesites un sitio web. Hay un tipo de consumidor llamado RoPo que se refiere a “research Online, purchase Offline” que son a los que nos referíamos en la sección anterior pues investigan, leen, norman su criterio, hacen comparativos y revisan productos por Internet antes de irlos a comprar. Consumidores —inclusive compradores B2B (negocio-a-negocio)- esperan encontrarte en Internet, aunque no hagan una compra en línea.

Objeción #6: “No necesito un sitio web porque tengo una página en Facebook y por ahí me llegan mis prospectos”

¿O sea que Marck Zuckerberg, el director de Facebook, es tu socio, dicta tu estrategia y toma decisiones por ti? Si solo dependes de Facebook, esto que dijimos es exactamente lo que pasa.

¿Y si un día Facebook amanece decidiendo que ahora las páginas de Facebook ya no las va a ver toda la comunidad de Facebook sino solo el 2% de tus seguidores? Bueno, eso ya pasó y hoy en día Facebook decide a quién le muestra tu página y, en un futuro, puede decidir no mostrársela a nadie si no les pagas.

Más aún, Facebook puede tomar tu audiencia de seguidores y ofrecérsela a tu competencia para que ellos puedan contratar un anuncio que se le muestre a tus clientes pues resulta que esos seguidores, no son tuyos, son de Facebook. Si eres un empresario serio, no dejes que tu estrategia sea decidida por otros. Facebook es ciertamente una maravillosa red social y una excelente pieza de la estrategia de marketing digital, pero nunca debe sustituir tu sitio que es, en realidad, la única propiedad digital de la que eres realmente dueño.

Mejor pregúntate por qué sí tener un sitio web

Así que, si te has venido contando historias sobre por qué no tener un sitio Web y te las has creído, la noticia es que no son correctas. Todos los negocios, empresas y hasta profesionales independientes, necesitan un sitio Web. No seas de los pocos que aún no lo hacen y mejor pregúntate por qué sí tener un sitio web.

Contáctanos y comienza a hacer crecer tu negocio y tu presencia digital con un sitio web.

Facebook, Optimización, Página Web, Presencia Digital, SEO, Sitio Web

COPYRIGHT © 2019 · Sitemap · Aviso de privacidad

1
¡Hola! ¿Tienes alguna pregunta sobre algún proyecto?, ¡Mándanos un mensaje, estamos para ayudarte! (si no estás en tu Smartphone deberás estar activo en Whatsapp para web)
Powered by